Tratamiento del vaginismo | sexólogos en valencia

Tlf: 960 800 108
a-lopez@cop.es
Contacto




Habla con nosotros en:
facebook twitter youtube

Sociedad Española de Psicología Clínica y de la Salud

Colegio Oficial de Psicologos de la comunidad Valenciana

 Inicio >> Vaginismo

Tratamiento del vaginismo

¿Qué es el vaginismo?

El vaginismo es una contracción muscular involuntaria del  tercio externo de la vagina, especialmente del esfínter vaginal, que impide la inserción del pene en la vagina y secundariamente la realización del coito. Este espasmo corresponde independientemente del grado de excitación sexual de la mujer, pues se produce en el momento que la mujer prevé que se va a producir el intento de penetración por su gran temor al dolor, siendo por tanto un espasmo condicionado por la fobia a la penetración que se asocia cognitivamente al dolor y, por supuesto, que todo intento de penetración en estas condiciones va a ser doloroso por lo que refuerza la disfunción sexual.

Esta respuesta condicionada puede darse, y de hecho se da habitualmente, durante la exploración ginecológica, cuando la contracción involuntaria de la entrada de la vagina impide la introducción del espéculo.

Tipos de vaginismo

El vaginismo puedes ser de tipo primario y de tipo secundario.

Vaginismo de tipo primario: cuando la mujer nunca ha podido realizar el coito. Exceptuando el coito, las mujeres con este tipo de vaginismo pueden disfrutar de una vida sexual bastante satisfactoria logrando el orgasmo con diferentes actividades sexuales y pueden llevar varios años teniendo actividades sexuales en pareja antes de acudir a consulta.

Acuden a consulta por la imposibilidad de penetración, imposibilidad que les hace sentirse culpables respecto a su pareja. En otras ocasiones, se produce la consulta porque la pareja se plantea tener hijos y obviamente, el vaginismo es un obstáculo.

Vaginismo de tipo secundario: en estos casos, las dificultades para lograr la penetración se producen después de que la mujer ha realizado coito con aparente normalidad en varias ocasiones. En estos casos, suele haber una causa orgánica que ocasiona dolor en el coito y después se produce el condicionamiento psicológico por temor anticipatorio. Entre las causas más frecuentes, se encuentran las infecciones vaginales o tras la experiencia del parto.

También nos podemos encontrar casos en los que el trastorno puede aparecer de forma intermitente, en unas situaciones, pero no en otras, o sólo en unas determinadas posiciones del coito.

Causas del vaginismo

Podemos distinguir causas orgánicas o físicas y causas psicológicas.

Causas orgánicas. Valorando las diversas causas iniciadoras y mantenedoras de este trastorno, son pocos los estudios en los que se esgrimen causas orgánicas. No obstante, en ocasiones poco frecuentes, se encuentran factores de carácter físico que podrían estar asociados o que podrían facilitar la aparición. Entre estas posibles causas, se encuentran: la endometriosis, el daño en los músculos pélvicos, la existencia de un himen inflexible, la inflamación pélvica, la presencia de otras enfermedades  o tumores y la dispareunia producida por algún problema físico.

Causas psicológicas. La práctica clínica nos demuestra que la mayor parte de los casos esta disfunción sexual está mantenida por la ansiedad mostrada por la mujer ante la penetración cuyo origen reside en el proceso de aprendizaje fóbico asociado a la penetración. Por ejemplo:

  • Un trauma sexual como una violación puede producir vaginismo.
  • En algunas mujeres el dolor o anticipación del dolor durante la primera experiencia coital causa vaginismo. En estos casos, se observa con frecuencia una educación religiosa muy estricta que asocia el sexo al pecado.
  • Otras mujeres tienen problemas en su relación de pareja y pueden manifestarlo de esta manera.

Tratamiento del vaginismo

La estrategia del tratamiento del vaginismo consiste esencialmente en la eliminación del espasmo o contracción de forma que se pueda realizar el coito.  Es importante que la mujer y su pareja conozcan las causas y naturaleza de su problema. Además, la colaboración de la pareja a lo largo de todo el proceso terapéutico es decisiva.

Además, en el tratamiento del vaginismo, es importante tener en cuenta las reacciones de la pareja ante el problema, ya que éstas, en muchos casos y de manera involuntaria, ayudan al mantenimiento del mismo, por ejemplo:

  • La inseguridad de la pareja al no saber qué hacer.
  • Su miedo a hacer daño.

Estas reacciones pueden llevar a la pareja a no intentar otras formas de conseguir la penetración y, consecuentemente, ésta se sigue evitando. Estos comportamientos de evitación cronifican el problema.

Si desea ponerse en contacto con nosotros, puede hacerlo en horario de 9 a 20 de lunes a viernes a través del teléfono fijo 960 800 108 y las 24 horas del día a través de nuestro formulario de contacto.

Recuerde que, entre nuestros servicios, se encuentran tanto la terapia presencial, en nuestro Centro de Psicología Clínica en Valencia, como la terapia online, que le permite realizar las sesiones cómodamente desde su domicilio, sin desplazamientos. Si desea saber más acerca de las características y funcionamiento de la terapia online, por favor, pinche aquí.

 
Centro de Psicología López de Fez - Linkedin - Aviso Legal
Centro de sexología en Valencia formado por sexologos con experiencia en el tratamiento de problemas, trastornos y disfunciones sexuales
Produce Productos web, s.l.